Eurovisión 2016

Lejos quedan los tiempos en que algunos nos juntábamos alrededor de un chat en este blog para comentar Eurovisión y la última jugada de Eurovisión. Desde hace ya unos cuantos años, la conversación ha migrado a Twitter. En los últimos años, de hecho, ya no es ni conversación, ahora es un ruidaco de fondo. Los programas anuncian los hashtags “oficiales”, la gente hace lo que le da la gana y es fabuloso ver la imaginación de la gente, pero nada comparado –insisto– con los tiempos de Uribarri, en los que él decía barbaridades y nosotros se las replicábamos.
Sea como sea, como dice una amiga, Eurovisión no es lo que era desde que la gente se lo toma en serio. Antes parecía un concurso de freaks y ahora parece La Voz. Como no he visto La Voz en mi vida, solo puedo intuir lo que quiere decir, porque lo evidente es que Eurovisión ha cambiado muchísimo en los últimos diez años. De los Lordi, Fatal Picard, o del Chiquilicuatre no queda nada. Ni siquiera se ven ya esos desfiles de tías buenas que hacían las delicias de los presentadores rijosos y nos daban qué hablar en Twitter. Ya no. Ahora todos se lo toman tan en serio que no quedar en buena posición es un deshonor. Y se mandan buenos temas, algunos, muy buenos. Buenas voces, ya no es una competición de guapos o de frikis, ahora ha vuelto a ser una competición de canciones… pero también de puestas en escena.
Desde hace unos, el escenario permite crear escenografías videomapeadas a mayor gloria de la imaginación de los países competidores y sus diseñadores gráficos. Es espectacular.
No se trata (solo) de jugar con las luces, se trata de crear auténticas coreografías, como la que le dio la victoria a Måns Zelmerlöw Suecia en 2015, Heroes:

Esta canción estaba mejor que bien y, por supuesto, desmiente la teoría de que siempre ganan los mismos. En realidad esta teoría es una absurdez, pues solo hay que coger la lista de los ganadores de los últimos veinte años para ver que, efectivamente, ni de coña ganan los mismos. Sí, Suecia gana a veces, pero no es porque tenga vecinos majos (que también), sino porque se toman el festival muy en serio. También Dinamarca ha ganado varias veces, con los Olsen Brothers y Emmelie de Forest y no tiene tantos vecinos amables. Esto es algo que decimos nosotros, que somos la mediocridad en persona y que no hacemos más que mandar mierdecitas pensando que son lo mejor.

No obstante, este año teníamos una canción que no me rechinó la primera vez que la escuché (la de Edurne tampoco, añado). Cantada en inglés, lo que nos acerca un poco al resto (que no es que piense que no se pueda o deba cantar en los idiomas locales, pero de eso hablo un poco más tarde) y con una voz más que digna. Hasta parecía que no íbamos mal en las apuestas ¿¿??
Hasta que no nos planteemos ganar en serio, no ganaremos. Es más, hay gente que se plantea ganar muy en serio y no gana, así que imaginad lo difícil que es. Tenemos una entre 26 de ganar y eso teniendo en cuenta que no pasamos por las semifinales y tenemos la plaza garantizada en la final. En fin…

El caso es que un año más, hemos asistido a un desfile de voces y escenografías de impresión. Yo, que en casa voto, hacía muchos años que no repartía tantos 8 y 9.
Me gustaron especialmente los temas de Suecia y Holanda, por originales. El de Bulgaria y Hungría, buenos temas bien interpretados. Italia y Austria no podían ser más naïf y la vida en rosa, pero moloncísimos. Y, claro, con el listón bien alto para Rusia, Australia y Ucrania, que, tanto por el tema en sí, como por la performance y la escenografía, se han merecido estar en la posición en la que han quedado.

Lo que no me ha gustado nada y ha olido bastante a chamusquina es el tema del televoto del final… donde, a pesar de estar a distancia kilométrica de todas las demás, en el último momento, Ucrania se ha hecho con el concurso. Vamos, que pese a haber invitado a los australianos, se conoce que hacer un festival en Sydney no molaba… pero por lo demás, impecable todo.

Bulgaria

Austria

Italia

Suecia

Rusia

Ucrania

Australia

  2 comments for “Eurovisión 2016

  1. 15 mayo 2016 at 21:17

    Es que el temita “jurado de expertos” es otro cantar… y no, en otros países no lo hacen como aquí. Armenia, WTF, vamos, soy una jarra!!!
    No digo que haya habido tongo, pero es evidente que huele mal. Tendrán que arreglar el tema de las votaciones para que no se les vaya de las manos porque es tedioso, la verdad. Molaba mil más cuando era guayominí…

  2. Txema Campillo
    15 mayo 2016 at 20:42

    En los votos solo ha cambiado la forma de mostrarlos pero desde hace años es un voto mixto jurado-televoto. Puede que, por la forma de hacerlo, la gente creyera que hubo tongo pero nada más lejos (que A Coruña).

    Hasta ahora se hacía la media de jurado-televoto y no sabíamos qué había votado quien. El año pasado ya comunicaron los resultados separados: en el voto de los jurados ganó Suecia y en el televoto, Italia (que llevó a Il Divo wannabe) y al final quedaron terceros.

    Así que este año han decidido que iban a mostrar el jurado por un lado y el televoto por otro para mostrar la diferencia de puntos. Obviamente, esto podía alargar las votaciones ad infinitum y se optó por dar todo el televoto (que también daba 12-10-8-7… puntos) sumado al final. El ejemplo más drástico ha sido la canción polaca, que solo tuvo 7 puntos de los jurados y se llevó 222 del televoto.

    Que el jurado español diera los 12 a Armenia y los españoles a Bulgaria indica que el jurado español (formado por 4 de los 6 aspirantes de este año) no tenía ni idea sobre de qué va esto de Eurovisión. xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Additional comments powered by BackType