Los electrodomésticos nunca caen solos

El fin de semana pasado perdimos nuestra cámara de fotos. Una pena. Le tenía un cariño especial. Así que el martes nos compramos una nueva. No fue excesivamente cara, pero ya sabéis cómo vuela la tecnología (tanto que los modelos de las cámaras de fotos se desclasifican en 6 meses).

El jueves, viendo la tele, nos hizo un extraño. Se le fue la pantalla… y luego volvió. Apoltronados como estábamos en el sofá, nos miramos con estupor. A la media hora, lo volvió a hacer.

Parece que el viernes también estuvo haciendo extraños. No respondía al mando, se apagaba y encendía con voluntad propia…

Era una tele maja. Lo había sido. Hace unos meses cumplió 10 años. Me había costado 185.000 pesetas. Entonces no era una tele barata, aunque tampoco era la más cara de la tienda… Una Sony de 28” Pero durante años, su sonido y su color fueron “admirados” por quienes venían a casa.

Otro que nos dijo adios esta semana fue el DVD. La verdad es que los suelo comprar bien nisu, para que reproduzcan sin problemas todos los formatos de los dibujos que me suelo bajar con el emule. No sé si cascan tan rápido porque son bien nisu o porque los usamos a destajo. El caso es que es el segundo DVD en dos años… 

Así las cosas, acabamos de estrenar una Panasonic Viera de 32” y un DVD Phillips que nos permitió anoche disfrutar primero de la victoria de España ante Argentina en la Davis y después de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal.

¡Qué rápido se acostumbra uno al tamaño de la cosa! y, ¿por qué, por pi o por po, los electrodomésticos siempre caen de dos en dos o de tres en tres?

  8 comments for “Los electrodomésticos nunca caen solos

  1. 26 noviembre 2008 at 22:24

    ¡Vaya! Tenemos el mismo modelo de tele.
    En cuanto al tamaño de la cosa no tengo comentarios.

  2. 23 noviembre 2008 at 22:49

    Hoy he escrito un artículo sobre “Capitanas y Pilotas” una perspectiva de género del trabajo en los buques. Espero tu experta opinión.
    Salud.

  3. 23 noviembre 2008 at 18:35

    Yo creo que hablan entre ellos y se ponen de acuerdo. Es un plan encontra de los dueños de la casa. Maripuchi que no los cuidas bien y prefieren dejarte 😉

  4. 23 noviembre 2008 at 12:40

    Es una adaptación inconsciente al medio: lo que pierdes en electrodomésticos te lo ahorras en viajes… 🙂

  5. 23 noviembre 2008 at 12:13

    Debe ser que tienen pena cuando uno de ellos se va y el resto caen por efecto dominó.
    Saludos.

  6. 23 noviembre 2008 at 11:11

    Lo recuerdo… lo recuerdo… sí, será por solidaridad…

  7. 23 noviembre 2008 at 10:51

    Este verano “me cayó” el ordenador, el horno y el frigorífico. Siempre caen de tres en tres. Será por solidaridad.

Comments are closed.

Additional comments powered by BackType