Divagando sobre la belleza

Somos humanos y nos gusta lo bello. Pero, ¿qué es lo bello?

Partimos de una frase extraída del último post de Rosa María Artal: “Éste es el único país que conozco en el que la incultura se tiene a gala”.  A la que Josu Garro nos contesta con la no menos lapidaria: “recuerdo que en el bup los mas animales y burros eran los que se ligaban a las tías buenas” o “pos eso, que pa eso de la reproducción es mejor ser un cachas que un intelectual”.

Y digo yo: ¿quiénes son las tías buenas? ¿y los burros y animales?

¿Está la belleza en el interior? ¿O es una leyenda urbana y preferimos mostrar nuestra animalidad exhibiendo pareja ante los demás miembros de nuestra especie?

¿Y quién decide lo que es bello? ¿Y por qué cambian las modas en cuanto a lo bello? ¿Y por qué los/as burros/as  y animales son nuestro modelo?

¿Y quién prefiere un maniquí bello -por ahora- a una mente lúcida? ¿Y cuando la belleza exterior merma? ¿Nos vamos todos al quirófano?

A mí me gustaban todos: feos y guapos. No discriminaba a ninguno. No fuera a perderme algo… 😉

¿Es bello Cristiano Ronaldo? ¿O Mel Gibson? Pues en lo que es su fachada, algunos diremos que son guapos o feos o pché, pero uno es un anodino y un putero y el otro un fanático religioso y un maltratador. Para la que les quiera, tú.

¿Es Naomi Campbell bella? Sin duda. Y una pájara de cuidado también.

Mi experiencia dice que los hombres se reproducen, básicamente, con quien pueden. Conozco a pocos hombres que renuncien a sexo, así, generalizando. Y, si hablamos de mujeres, yo diría que para un rato, nos quedamos con el macizo, pero para el resto de nuestra vida, nos quedamos con otras cosas. Así, también generalizando.

A mí me gustan las personas bellas y la belleza, no necesariamente está a la vista. Afortunadamente.

1 Tweet

  16 comments for “Divagando sobre la belleza

  1. 24 agosto 2010 at 17:35

    Existe un diálogo filosófico entre Sócrates e Hipias, que creo que tiene bastante que ver con el tema que planteas.

  2. 11 agosto 2010 at 10:12

    Pues los humanos somos bastante asimétricos… A lo mejor es que la belleza está en la imperfección 🙂

  3. 10 agosto 2010 at 21:05

    @maripuchi de belleza humana hablo. en realidad la armonía de los números no es más que un desarrollo de nuestra propia construcción estructural. puede que incluso por eso mismo sea que veamos equilibrio en lo áureo, porque vemos nuestras proporciones en esa cosa, y ya es “más nuestra”

  4. 10 agosto 2010 at 9:58

    ¿Lo físico es bello por sí mismo? 😉

  5. 10 agosto 2010 at 9:52

    ¿qué es lo bello?, ¿y tú me lo preguntas?, etc, etc.

    “¿Y quién prefiere un maniquí bello -por ahora- a una mente lúcida?”
    No sé… ¿Tony Judt?
    “Los placeres de la agilidad mental están sobrevalorados, como es inevitable -me parece ahora-, por quienes no dependen exclusivamente de ellos. Lo mismo se puede decir, en gran parte, de las palabras de ánimo bienintencionadas que sugieren que encontremos compensaciones no físicas cuando lo físico falla.”

  6. 7 agosto 2010 at 19:22

    No veas el tema que has sacado…
    Hay para opinar.
    Creo que eso de la belleza va por barrios.
    Hay mujeres de “bandera” que las ves con unos hombres que te dan un susto en un callejón y te mueres de feos que son.
    Y luego, hombres bellos y “apolíneos” con mujeres que echan patrás por el tipo y la cara.
    Lo de la incultura es ya otro cantar del que adolecemos mucho en este país.

    Besos y ¡buen finde!

  7. 6 agosto 2010 at 14:12

    Error mío, en realidad no me refería tanto a la “belleza” como a la “guapura”.

  8. 6 agosto 2010 at 13:40

    @Logela Creo que estamos hablando de belleza humana y no tanto de la belleza de la proporción, de los números… Tendríamos, necesariamente, que hablar en otros términos.
    ¿La música de Mozart es bella? A mí me parece lo más. En su época era un iluminado incomprendido. Demasiadas notas, decían… Hay gente a la que la música clásica les aburre… :-O
    @La fuente de sed Ser guapo tiene que ver, en un porcentaje elevado, con la genética que nos toca. Sin embargo, cultivar la mente es una decisión propia. El trabajo tiene recompensa.

  9. 6 agosto 2010 at 13:33

    Me encanta el tema. Me causa dudas.
    No hay que ser un iluminado para ver que la belleza física abre puertas de todo tipo, y sin embargo hay una moralidad reinante donde casi se desprecian las cualidades físicas. Por ejemplo nadie quiere que le valoren por su atractivo físico, o al menos no se suele reconocer, toda la gente prefiere ser valorado por esa belleza no física de la que hablas. No vemos bien que la gente guapa gane a la fea, pero no nos rechina tanto que los inteligentes tengan más oportunidades que los estúpidos.
    Nuestro discurso es diferente a nuestros actos. O algo asi.
    Por cierto, ¡gran blog!
    Un saludo.

  10. 6 agosto 2010 at 13:31

    vamos a ponernos sesudos, que para algo he dormido muy bien 😉 La belleza en la mayoría de los casos tiene una conexión directa con los miedos de las personas y me explico: Para un poligonero, lo “guapo” es lo que sostiene su estatus de malote, el perro de presa, el coche tuneado y aunque se haga la depilación integral y las cejas, que a nadie se le ocurra dudar de su hombría… Lo que antes era “de maricas” ahora mola porque se lo hace CR9
    Cuando lo importante era la fertilidad, los cánones de belleza fueron unos. Cuando lo importante ha sido la salud, los canones pasaron a ser otros y desde hace mucho los cánones son móviles, como las modas porque lo único que importa es generar necesidades que muevan los mercados. Ahora me pongo tetas, ahora me quito tetas.
    Creo que esta acuñación de belleza no tiene que ver mucho con la belleza del arte, la armonía, las proporciones homocentristas o “divinas” o la simetría, que ha sido la normalización de lo bello para muchos estudiosos del tema.

  11. 6 agosto 2010 at 13:18

    En lo de una y trina creo que coincidimos, Chile, bueno, y en casi todo lo demás también :-P. En lo de que es objetiva, Gorka, ni hablar. Y cambiante, a lo largo del tiempo. Y si no, mira a ver los cánones de belleza del siglo XIX, los del pasado y los actuales.
    Me dan grima los tíos depilados. ¿Es bello? ¿No es bello un torso masculino con su justo vello? Pues muchas dirán que no.
    Absolutamente subjetivo.
    De la belleza interior, ni hablamos de su subjetividad…

  12. 6 agosto 2010 at 13:13

    La belleza es una y trina: interior, exterior y equilibrada. Los actos pueden ser bellos (mucho más cuando son interiores y no publicidados…) y hay bellos que si hablan, la cagan 😉

    El silencio es bello pero los cánones de belleza nunca lo pondrán en un ‘top ten’ de cosas bellas. En lo reproductivo o darwinista, tengo claro que desde al menos 2 décadas, el reproducirse no es ni de coña un asunto de superioridad genética, afinidad química/metafísica o predisposición a la perpetuación de la especie, si no más bien un problema de planificación familiar, deseo de catársis (egoísmo) o directamente inconsciencia.

  13. 6 agosto 2010 at 13:13

    Yo creo que existe una belleza objetiva y, sobre ella, matices.

    En cuanto a lo demás, pues eso, generalizando.

  14. Pingback: Bitacoras.com

Comments are closed.

Additional comments powered by BackType